6 de octubre de 2009

"Muriel Spark. The biography", de Martin Stannard


Sí, sí, sí. Esta mujer disfrazada de secretaria metepatas es, indeed, la gran Muriel Spark.
Y es que no he podido resistirme a colgar esta foto tras haber leído la biografía/monumento/panegírico que Martin Stannard ha alzado en honor de una autora que, según él, pasó su vida reinventando su imagen pública.

La biografía de Stannard está llena de cotilleos (Spark adoptó un gato de Patricia Highsmith, Spark compró un caballo de carreras, un mayordomo de Spark llevaba bragas...), de detalles cotidianos (Spark fue al dentista, Spark discutió con su agente, Spark volvió a ir al dentista, Spark volvió a discutir con su agente...) y de inmensas omisiones. La más desconcertante sea, tal vez, la referida a la obra: cuando Spark publica una novela, Stannard resume el argumento en una página, felicita a los críticos que fueron favorables, reprende a los que no lo fueron por su falta de visión, y pasa al siguiente capítulo, donde volvemos a ver a Spark en el dentista, en el hospital o escribiendo cartas airadas a sus agentes o sus editores. Y así hasta el final de sus días...

Exagero un poco, y seguramente he cometido el error de esperar un estudio crítico en lugar del recuento de los aspectos materiales documentados de una vida, que es lo que Stannard ha escrito en esta biografía.
(Aunque, en realidad, tampoco Stannard ha escrito eso: ha erigido una estatua de Muriel Spark y la ha adornado con todas las virtudes cardinales y teologales.
Es decir, que Spark no era arrogante sino consciente de su valor. No era déspota sino impaciente con los defectos ajenos. No era pesetera sino justa en sus aspiraciones económicas. No era irascible sino "volátil". No era incapaz de mantener una relación: es que sus amigos tenían la fea costumbre de durar poco).

Y al final, uno cierra este libro con la sensación de que Stannard, a fuerza de glorificar el objeto de su biografía, ha hecho lo contrario: ha iluminado los defectos.


Muriel Spark es un personaje extraño, y su lugar en el canon de la literatura inglesa del siglo XX no termina de definirse (en mi opinión) por tres razones principales: su catolicismo, su ingenio y el tema transversal de su obra:
1) Como el cardenal Newman, Waugh y Greene, Spark era una católica conversa, condición que reguló su vida personal e intelectual, pero no necesariamente (creo yo) todos sus libros. Cierta crítica se ha empeñado en hacer una lectura católica de novelas que no plantean ni sugieren temas teológicos o sacramentales, y ha establecido a Spark como "autora católica". El resultado es que muchos lectores se enfrentan a Spark con el peso de la obligación de encontrar pistas católicas donde posiblemente no las haya.
2) A diferencia de la ironía, el ingenio es una facultad intelectual no muy apreciada por la crítica seria, que lo considera un "recurso", un "efecto", un truco que llama la atención más sobre su propio brillo que sobre otros aspectos de la obra literaria. Y la inteligencia de Muriel Spark es extraordinariamente ingeniosa y playful, hasta en sus novelas más deslavazadas.
3) Si existe un "tema" principal a lo largo de la obra de Muriel Spark, tal vez sea el conflicto moral de cualquier artista que se enfrenta a la posibilidad de manipular el mundo para que se ajuste a su visión. Aparece en The Comforters, en Loitering with Intent, en Brodie, en The Bachelors, en The Finishing School...


In short: Nadie que quiera indagar sobre el origen o la naturaleza del genio literario de Muriel Spark llegará a ninguna conclusión con esta biografía.
Y es que hay preguntas sin respuesta.

4 comentarios:

Cristina dijo...

La primera y última fotos son buenísimas, me han encantado.

Por lo que cuentas tiene pinta de ser el tipo de biografía que más me suele gustar. Será más superfluo, pero las bios que más me gustan son las que cuentan con detalle el día a día del biografiado más que las que intentan a la vez hacer un estudio crítico de la obra que podría hacerse mucho mejor y más en profundidad en un libro aparte. Obviamente no quiero decir que no haya que mencionar la obra y examinarla con respecto a la vida, pero creo que ya me entiendes.

Lo que dices de que "Stannard resume el argumento en una página" ¿incluye spoilers? Es otra de mis manías y la razón por la que me suelo obligar a leer el grueso de la obra del biografiado antes de la biografía, pero en el caso de Spark y de Elizabeth Taylor me los estoy replanteando por la inmensidad de tal obra.

En fin, que me ha gustado leer tu reseña y me has dado mucha envidia. Una cosa tengo segura: como muy tarde, este cae por Navidad. He dicho.

Por cierto, gracias por la corrección sobre Aiding and Abetting en mi blog. A pesar de todo fue una feliz equivocación porque The Comforters y su argumento me atraparon. Y el otro día me hice con él.

(Perdona el rollo que te he soltado.)

Pablo Chul dijo...

Si te ha gustado la primera foto, la sesión completa está en el archivo de la revista LIFE. Pon en la barra de búsqueda de google "muriel spark source:life" y la verás entera. Es impagable...sobre teniendo en cuenta que esas fotos debían ser comerciales...

Por lo que dices, seguro que disfrutarás de esta biografía. Cada bronca de Muriel Spark con sus caseros o sus editores, cada carta de su hijo o su madre pidiendo dinero, cada gato y cada mudanza están documentadas al detalle. Pero sí incluye spoilers de todas las novelas.

Gracias por tu comentario, y -again- por tu blog.

Pablo

Cristina dijo...

¡Qué bueno! Gracias por la información sobre cómo ver las fotos esas. Desde luego cada una es mejor que la anterior.

Démeter dijo...

Me encanta la señora Spark. Estéticamente, digo. Gracias